Un equipo de investigación liderado conjuntamente por UNC- Chapell Hill y la USFQ recibe una subvención de $ 1 millón de la Fundación Nacional de Ciencias para realizar investigaciones en Galápagos y ayudar a determinar cómo la temperatura influye en los ecosistemas marinos

El investigador de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (UNC) el Dr. John Bruno y la Dra. Margarita Brandt de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), se asociaron en una subvención de tres años y un millón de dólares de la Fundación Nacional de Ciencias para desentrañar los roles interactivos de la temperatura, el flujo de nutrientes y la depredación en la estructuración de la red alimentaria marina de Galápagos.

El proyecto se titula “ Regulación por parte de la temperatura del control de arriba-abajo en us sistema Pacífico bajo influencia de afloramientos “y todo el trabajo se llevará a cabo en el Galapagos Science Center en San Cristóbal, Galápagos. Según Brandt ”Este nuevo financiamiento nos permitirá comprender el efecto de la temperatura en la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas marinos de Galápagos”.

Casi todos los animales que habitan el océano son de «sangre fría» o ectotérmicos, lo que significa que la temperatura de su cuerpo coincide con la temperatura del océano que los rodea. Esto tiene consecuencias importantes para su fisiología y, más ampliamente, para la forma en que funcionan los ecosistemas marinos. Cuando los ectotermos se calientan, aumenta su metabolismo, lo que significa que respiran más rápido y comen más solo para mantenerse con vida. Esta es una mala noticia para la presa, ya que un depredador más caliente es un depredador hambriento. Pero el calentamiento también permite que las especies de presa se arrastren o naden más rápidamente cuando son cazadas. Por lo tanto, todo se acelera en agua más caliente. La energía fluye más rápidamente del sol a las algas marinas (a través de la fotosíntesis), a los herbívoros y luego a los grandes depredadores en la parte superior de la cadena alimentaria.

Green sea urchin – Lytechinus semituberculatus

El equipo de investigación, dirigido por Bruno y Brandt, está probando estas ideas en las Islas Galápagos para determinar cómo influye la temperatura en los ecosistemas marinos. El trabajo en curso en este icónico laboratorio natural está ayudando a los ecólogos marinos a comprender el papel de la temperatura, y cómo éste y otros ecosistemas podrían funcionar en el futuro a medida que el cambio climático calienta el océano. Otros impactos más amplios del proyecto incluyen la capacitación de los estudiantes, y la divulgación en el sitio para los turistas y la comunidad local sobre el calentamiento del océano y algunas de las especies menos conocidas que habitan en Galápagos.

El objetivo general de este proyecto es comprender el efecto que tiene la temperatura en los patrones y procesos en los sistemas de afloramiento. “Nuestros hallazgos también nos ayudarán a pronosticar cómo afectará el calentamiento global a este ecosistema único en el futuro cercano”, dice Bruno. Específicamente, el equipo está midiendo la dependencia de la temperatura de la herbivoría y la carnivoría en hábitats submareales rocosos de Galápagos. Están realizando experimentos de campo para medir los efectos relativos e interactivos de la temperatura, la herbivoría y el flujo de nutrientes sobre la productividad y la biomasa en pie de las macroalgas bentónicas. Además, están utilizando ensayos de depredación in situ a través de gradientes de temperatura espaciales y temporales, y experimentos de mesocosmos para determinar la relación.

entre la temperatura del océano y la intensidad de depredación para parejas depredador-presa, incluidos caracoles-percebe, estrella de mar-erizo y pez-calamar.

Mesocosmos es un espacio de trabajo donde se pueden realizar experimentos ex-situ. Este espacio incluye pesceras o acuarios dónde el investigador puede manipular las variables de acuerdo a las necesidades de su experimentos. Se puede manipular las variables de temperatura, oxigenación del agua, etc, con el objetivo de analizar cómo los organismos reaccionan frente a cambios en dichas variables.

El equipo también busca tener impactos más amplios en Galápagos y más allá. Los hallazgos del proyecto ayudarán a los científicos y administradores de recursos naturales a anticipar cómo el calentamiento antropogénico en curso en esta región afectará el ecosistema y los recursos y servicios invaluables que proporciona. El alcance del proyecto también incluye la capacitación de estudiantes latinos (principalmente ecuatorianos) de secundaria, pregrado y posgrado. Todos recibirán experiencia de investigación en el sitio bajo la guía del investigador principal. Esta capacitación aumentará la capacidad científica en la región y las oportunidades de empleo para los muchos jóvenes galapagueños interesados ​​en la ciencia y la historia natural al brindarles habilidades y experiencia.

 

Recent Posts

Contact

Follow Us

Scroll to Top